Paso 7: Envejecimiento 3.

 

 

 

Para simular las ruedas desinchadas, he seguido el siguiente proceso: He aplastado contra cada rueda la hoja de un cuchillo calentado con la llama de un mechero. Comprobando contínuamente sobre la base que todas apoyen bien en el terreno, queda muy mal que una de las ruedas deje pasar la luz por debajo de ellas.

Para la pintura, primero les he dado imprimación en negro mate, una vez completamente seco, he aplicado pincel seco a todas las superficies de la rueda, en la banda de rodadura he repetido el proceso para que se aprecie bien el dibujo. Los tapacubos cromados los he pintado con lavados de negro muy aguado, después un leve pincel seco y al final he oxidado como el resto de la miniatura.

 

 

Para romper la monotonía del color en toda la miniatura he pintado una de las puertas traseras de blanco. Para envejecer el blanco he seguido los mismos pasos que con el resto, solo hay que tener un poco más de delicadeza y limpiar rápidamente con el pincel humedecido, de lo contrario cambiaremos el color de la puerta por marrón.

He pintado en negro todas las gomas de las ventanillas y una vez seco las he resaltado con pincel seco de blanco puro. La maneta de la puerta trasera la he pintado del mismo modo.

El efecto de la puerta entreavierda y doblada en la parte superior aumenta la sensación de abandono.

He querido simular una pedrada en la luna, con un punzón he prforado la "zona cero", con una cuchilla he saltado los bordes del orificio y he marcado las rayas con el punzón.

Antes de pegar la luna he pintado la moldura de goma. Pintando el interior de la luna con loctite he velado el cristal.

Los limpias los he pintado en gris, una vez seco he rallado con una cuchilla para que se vislumbre el cromado original, la goma está pintada en negro mate. En el otro limpia le he quitado la goma y lo he colocado en una posición diferente.

El único espejo superviviente es el del conductor, lo he pintado en negro y pincel seco en blenco después. Unas manchas de óxido y listo. He conservado el cromado en la parte interior para simular el espejo.

Los paragolpes los pinté en blanco, calentándolos con un mechero a una distancia prudente he realizado las abolladuras. Envejecidos con lavados de marrones y oxidados.

Las matrículas son unas calcas pegados en una laminita de latón a medida, con unos alicates de puntas redondas la he doblado y la he pegado casi descolgada. He aplicado lavados de marrones y blanco para envejecerlas y que no se vean los números tan negros.

La rejilla del motor está completamente oxidada y he empleado los mismos tonos que para el resto de la miniatura.

En uno de los focos le he quitado la tulipa, con color marrón he simulado óxido a toda la pieza cromada. Dos alambres muy finos simulan los cables de la bombilla, están pintados en negro y un suabe pincel seco en blanco puro.

A los intermitentes les he dado unos lavados de óxido como el de la carrocería, sobre todo para acabar un poco con los cromados. El escudo del morro donde debería poner Sava-Austín lo he pintado en gris, para simular que se lo han llevado y solo queda el zócalo. ( y que además se me olvidó de hacer la calca...)

Viendo varias fotos por internet, las puertas correderas rozaban y axidándose de esta forma tan singular, arañazos horizontales. Con la pinta de un pincel los pinté en color óxido, una vez seco les dí un ligero lavado con naranja.

Para pintar las moldeuras de goma, a parte de mucha paciencia, he empleado pintura águada, de esta forma ella misma corre por las marcas del molde, de esta forma se verá más o menos uniforme de grosor. Hay que acordarse de pintar también el canto de las ventanillas. Las manetas delas puertas las he pintado en negro y las he envejecido con gris.

El foco superviviente lo he velado con una aguada de blanco y al cerquillo lo he oxidado para matar el cromado.

El truco para simular los desconchones por la herrumbre es huir de los bordes redondeados, intentar hacerlo lo más rectos posibles y al libre albederío.

 

 

 



 



Chema-2007