Paso 2: El terreno

 

 

El terreno va a ser muy simple, llano, sin ninguna diferencia de niveles o terraplenes, no quiero que se le quite protagonismo a la Sava. Los materiales a emplear son: Cola de carpintero, un pincel viejo y papel de "combate", o sea papel higiénico.

Comenzamos aplicando trozos de papel con cola blanca rebajada con agua, no antes sin enmascarar o protejer la peana con cinta de carrocero. Vamos aplicando más papel encolado dando textura a la base.

 

La base, al ser totalmente plana, con cuatro o cinco capas es suficiente. Simplemente es para tapar la textura de enrejado que tiene la peana, además de dar un mejor soporte a los materiales que añadiremos después.

En el caso de tener que hacer pequeñas lomas o montículos, pondríamos una bolas de papel y luego empapelaríamos. 

La idea es hacer un terreno irregular, huyendo de un aspecto plano y uniforme. Cuando hayamos conseguido el efecto lo dejamos secar 24 horas.

 

Para la tierra, aplicamos una buena capa de cola y espolvoreamos tierra sobre ella. Podemos ir poniendo piedrecitas de forma aleatora. La idea es simular la naturaleza lo más posible, sin que se aprecie  que se ha pensado en simularla. ( Madreeee lo que me ha salido) Una vez acabado, se pone boca abajo para que caiga la tierra sobrante.

 

Tras dejar secar, le he dado un poco de imprimación a todo, así se evita que en el proceso de pintura arrastremos granos de tierra, o desprendamos material,  además será un mejor soporte para el proceso de pintura.

 

 



 



Chema-2007