Paso1: La fachada.

 

 

Lo primero que hacemos es enmascarar con cinta de carrocero lo que no queremos manchar, en este caso todo el perímetro de la peana. He sacado la pegatina que hace de espejo y he cortado el hueco de la puerta. Quiero representar una casa muy antigua y deteriorada. Para simular las adobas, he cortado en tiras de plástico los trocitos y los he pegado sin más.

 

Con otras tiras de plástico he hecho un zócalo, característicos de las casas de estos lares. Seguidamente con masilla putty he ido rebozando la pared de forma desigualada. Aplicada con pincel en grandes cantidades, para alisar y formar capas he disuelto la masilla con acetona. La idea es darle grosor a la fachada, de forma que las adobas queden bajorelive, como en realidad.

 

Continuamos aplicando más masilla hasta que el resultado nos convenzca. El resultado es lo que quería, una base totalmente irregular, con el mortero bofado por humedades y por el tiempo donde poder practicar más adelante con la pintura, las adobas al aire donde se ha desprendido parte del mortero de la pared. He pintado con masilla disuelta en acetona todo el conjunto para igualar.

 

Con unos listoncitos que he sacado cortando una pinza de la ropa he simulado el marco de la puerta. El trozo de marco que falta está pegado a la puerta, de esta forma su montaje es más sencillo.

 

 



 



Chema-2007